12 de Diciembre de 2017

Colegios e institutos del entorno del Puerto piden a Educación que medie en la polémica de los graneles

Las asociaciones de padres y madres de los 5.000 alumnos denuncian al Síndic los episodios de contaminación

 f. j. benito 

Las asociaciones de padres de los colegios afectados por el movimiento de graneles en el Puerto (Benalúa, San Gabriel, El Palmeral y el IES Bahía de Babel) han dado un paso más en su cruzada para que el movimiento de graneles en el Puerto de Alicante se realice en naves cerradas y piden ahora al conseller de Educación, Vicent Marzà, que intervenga en el asunto ante la exposición a la contaminación que sufren los 5.000 alumnos que acuden diariamente a colegios e instituto.

El nuevo paso adelante de los vecinos llega también por, según denuncian desde la Plataforma de Afectados, la falta de decisión de la Conselleria de Medio Ambiente para frenar la emisiòn de particulas a la atmósfera pese a los informes que han ratificado que se siguen produciendo episodios de contaminación.

Las familias esperan las respuesta de Marzà tras haberse reunido anteayer con la inspectora de Educación en la zona, pero, paralelamente, han presentado una queja ante el Síndic de Greuges, denunciando, precisamente, la hasta ahora falta de sensibilidad en el tema de la Conselleria, cuando hay 5.000 alumnos afectados.

El escrito está firmado por el Consejo Escolar del Colegio Benalúa, a escasos 400 metros de los focos de emisión, y la asociaciones de padres y madres de los colegios San Gabriel, Benalúa, El Palmeral y el IES Bahía de Babel. Los afectados denuncian que el riesgo para la salud está demostrado y acreditado por una actividad que mueve cerca de dos millones de toneladas al año, "algunas tóxicas como el clíncker de cemento, cocke de petróleo, percarbonato de sodio, sosa, azufre? algunas de las cuales tienen prohibida su manipulación y transporte al aire libre por diferentes directrices de la Unión Europea al ser consideradas peligrosas para la Unión Europea".

Según las Ampas, la Conselleria de Educación está obligada a garantizar una condiciones ambientales y de salubridad adecuadas en el interior de las aulas y demás espacios escolares "previniendo y evitando cualquier riesgo para la salud de la población infantil que pasan una gran cantidad de horas al día en los centros escolares. A fecha de hoy no se ha publicado ninguan medida ni comunicado ninguna actuación a poner en marcha en los colegios".

En la denuncia ante el Síndic se adjuntan un informe sobre varios análisis de un laboratorio contratado por la confederación Cave-Cova, los expedientes de sanción abiertos por la Conselleria de Medio Ambiente y la tabla de valores medios diarios en noviember de una estación de medición de la Conselleria de Medio Ambiente "donde se observan niveles de contaminación intolerables e inaceptables no solo por la legislación autonómica sino también por la OMS, que determina que a partir de 20 microgramos/metro cúbico de partículas se pone en riesgo la salud de las personas en esposiciones prolongadas". En el entorno del Puerto se han llegado a superar los 100 microgramos.